Make your own free website on Tripod.com
Una Nueva Raza esta Emergiendo, parte II
NIÑOS INDIGO

Por: Lic. Isabel Stelling

Articulo publicado en EL CARABOBEÑO 31 de diciembre del 2000- LECTURA DOMINICAL 2

Si partimos de la premisa de que los niños Índigo forman parte de una nueva raza que podríamos llamar La Raza de los Super-hombres, seres superdotados y súper-inteligentes pero además revestidos con altos grados de espiritualidad, honestidad e integridad, características que traen impresas en su ADN, sin duda que será casi imposible que puedan ser contaminados por el medio ambiente donde les toque nacer y sobrevivir. Por otra parte, si tomamos como cierto lo que dice Nancy Ann Tappe en su libro Understandig your love to Color-Comprendiendo el Amor a través del Color, quien afirma que el 80 % de los niños que están naciendo en el todo el planeta, se corresponden con las características de los Niños Índigo, podemos optar entre dos alternativas: una es que estos niños se distribuyen equitativamente en todos los países y la otra es que serán atraídos a nacer donde las condiciones les sean mas propicias para su desarrollo y cumplimiento de su misión. Si asumimos que los Índigos se distribuyen equitativamente, pues a Venezuela le corresponde una parte proporcional y no podríamos poner en duda que ellos también están naciendo en hogares de escasos recursos. ¿Como sobrevivirán estos niños en hogares donde al bajo aspecto socioeconómico se le suman los graves problemas sociales de los países subdesarrollados? ¿Que pasará con los Niños de Biafra? ¿Lograrán ellos trasponer y elevarse por encima de esas condiciones, a veces infrahumanas? No puedo menos que recordar el cuento del águila que se crió en un patio de gallinas, aprendió a comer maíz y copió toda la conducta de éstas, pero no perdió sus características físicas, por lo que podía ser diferenciado de las gallinas. Un buen día pasó cerca un naturalista quien tenia la convicción de que todo aquel que tuviese un corazón de águila podría algún día volar a grandes alturas. Así que lo levantó en alto y lo desafió diciéndole: Como de hecho eres un águila, pues perteneces al cielo y no a la tierra. Cesa de cantar quiqui ri qui .¡Abre tus alas y vuela! Que ese niño índigo encuentre a alguien que le recuerde quien es y que le diga: ¡Abre tus grandes alas y Vuela! ¡Trasciende por encima de tus condiciones, recuerda quien eres y porque viniste a la tierra! Ese pequeño niño, ciertamente, se habrá de convertir en un Adulto Índigo. Recordemos que la era del Renacimiento sobrevino después de la crisis del oscurantismo y que significo una verdadera revolución que surgió por la extensión del espíritu. El espíritu renacentista se extendió, entre otras causas, por la llegada de numerosos eruditos que huyeron de Constantinopla y por el descubrimiento de los textos de Platón. En nuestro caso, un mayor y cada vez más sorprendente desarrollo de la tecnología y de las artes, que están llamados a establecer los jóvenes y adultos índigos, consecuencia del uso indistinto de ambos hemisferios cerebrales y que establece una diferencia con las generaciones anteriores; supondrá un nuevo Renacimiento Y si la cuna del Renacimiento fue Italia, la cuna de los Niños Índigos es China, donde por vez primera aparecieron súper niños que fueron llamados Súper Síquicos, debido a sus habilidades parapsicológicas. Los sabios índigo o quizás los hijos o nietos índigos de índigo, se agruparán para formar un fuerte que rescatará al planeta de su estado de decadencia y pudiéramos prever que habrá una transmisión de mando de una generación a otra, en un término de tiempo muy corto y con la particularidad de que serán jóvenes quienes tomen las riendas del planeta en todos sus ámbitos. Ellos podrían ser como una transfusión para una sociedad moribunda de sus valores éticos y morales.

Isabel

Si tienes un comentario, si quieres realizar una pregunta sobre este artículo, si quieres compartir tus experiencias, la dirección de otra pagina u otros artículos, escríbenos indicándonos: tus nombres y apellidos, profesión u oficio, ciudad y país donde resides.

Carlos Oñates Nuñez